Conócenos

EL CAMINO A LA VIDA BENDECIDA: LA HONRA

“…Yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco” (1 Sam. 2:30).

Introducción: siempre que veamos a la pobreza, la enfermedad, la violencia, las drogas y toda clase de males golpear las ciudades, hallaremos detrás de ello la deshonra. Burla a las autoridades, niños sacando la lengua a sus padres, creyentes murmuradores que cambian de iglesia admitiendo acusaciones chismosas, trabajadores ladrones de tiempo y de mercancía, estudiantes robando las colegiaturas a sus padres al no asistir a clases o ser irresponsables, matrimonios que se ofenden usando términos despectivos sin respeto… esto no es el reino de Dios; y si no es el reino de Dios, ¿de quién será?

Transición: toda reforma requiere un cambio de cultura. La cultura de burla es una cultura infernal dedicada a robar el cumplimiento de las promesas y bendiciones del reino. Los creyentes debemos convertirnos en las personas mejor educadas, afables y que honran al prójimo en forma ejemplar.
Cuando Jesús vino a este mundo trajo el reino de Dios con Él; sin embargo, en los lugares donde le deshonraban, perdían las bendiciones del reino. Miremos unos ejemplos.

1.- SIN HONRA NO HAY MILAGRO.
“Salió Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus Discípulos. 2 Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿de dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos? 3 No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de Él. 4 Más Jesús les decía: no hay profeta sin honra, sino en su propia tierra, y entre sus parientes, y en su casa. 5 Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos poniendo sobre ellos las manos” (Marcos 6:1-6).

a) La campaña de sanidad que falló. La Escritura dice que Jesús no pudo hacer milagros allí (salvo pocas excepciones). No es que no quisiera, tampoco fue falta de oración. El problema no fue de Jesús, sino de ellos. ¿Qué hicieron que anulara el deseo divino de bendecirlos?

b) La deshonra estorba el cielo. Conocían a Jesús desde niño, así que tropezaron en su carne. Le llamaron “éste“ y se escandalizaron. Lo mismo sucede hoy cuando alguno no puede ver a Dios en la iglesia por causa de su carne, la familiaridad le incapacita para reconocer el Cuerpo de Cristo.
El Señor dijo que esto fue deshonrarlo y debido a esto, el poder de Dios no se manifestó a su favor.

c) Si la deshonra cierra el cielo, la honra lo abre. Tiempo después les diría que no lo verían más hasta que honraran a quien viniera en su nombre: “…y os digo que no me veréis más, hasta que llegue el tiempo en que digáis: bendito el que viene en el Nombre del Señor“ (Luc. 13:35).

2.- LA DESHONRA INTERIOR IMPIDE LA BENDICION EXTERIOR.
“Aconteció un día, que Él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea, y de Jerusalén; y el poder del Señor estaba con Él para sanar. 18 Y sucedió que unos hombres que traían en su lecho a un hombre que estaba paralítico, procuraban llevarle adentro y ponerle delante de Él. 19 Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron por el lecho, poniéndole en medio, delante de Jesús. 20 Al ver Él la fe de ellos, le dijo: hombre, tus pecados te son perdonados. 21 Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar, diciendo: ¿quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? 22 Jesús entonces, conociendo los pensamientos de ellos, respondiendo les dijo: ¿qué caviláis en vuestros corazones? 23 ¿Qué es más fácil, decir: tus pecados te son perdonados, o decir: levántate y anda? 24 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): a ti te digo: levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. 25 Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios. 26 Y todos, sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos de temor, decían: hoy hemos visto maravillas. 27 Después de estas cosas, salió…” (Lucas 517-27).

a) Jesús estaba ahí para sanar; el poder de Dios estaba con Él para sanar –dice la Escritura. Siendo que no podía entrar más gente a la casa, seguro había allí más de uno enfermo. Considerando las condiciones de aquel tiempo y que habían venido desde diversas aldeas y ciudades a buscar al Señor y su unción de sanidad, estaba lleno de enfermos.

b) Jesús descubrió la deshonra de sus pensamientos. A pesar que habían venido desde muchos lugares a ver a Jesús, en cuanto algo no estaba de acuerdo a su teología, se cerraron comenzando en su mente a deshonrar al Señor pensando mal de Él. Notemos que no dijeron nada audiblemente, tampoco murmuraron ni crearon un complot. No hubo acciones contra Jesús, la deshonra fue sólo mental. Y para debatir su teología y demostrar su veracidad, Jesús sanó al paralítico.

c) Todos se maravillaron de la sanidad, pero sólo el paralítico fue sanado. Tuvieron asombro, glorificaron a Dios, llenos de temor testificaron haber visto sanidades, pero Jesús salió de allí sin sanar a nadie más. El Señor Jesús estaba ahí con poder de Dios para sanar, habían venido de muchos lugares por este poder; pero la deshonra mental fue suficiente para no recibir dicho poder.

3.- UN EJEMPLO DE HONRA.
“Entrando Jesús en Capernaum, vino a Él un centurión, rogándole, 6 y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado. 7 Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré. 8 Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la Palabra, y mi criado sanará. 9 Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: ve, y va; y al otro: ven, y viene; y a mi siervo, haz esto, y lo hace. 10 Al oírlo Jesús, se maravilló y dijo a los que le seguían: de cierto os digo, que ni aún en Israel he hallado tanta fe” (Mat. 8:5-10).
El versículo 13 dice: “Entonces Jesús dijo al centurión: ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora”.

a) El conquistador honra al conquistado. El centurión era un hombre importante entre los romanos y más aún ante cualquier ciudadano de la nación que fuese. Era la representación del poder, ellos conquistaron Palestina y los judíos les rendían tributo. Sin embargo, dice ser indigno de que Jesús entre en su casa; es como si un oficial de alto rango de los Estados Unidos dice que su casa es indigna de que entre un albañil iraquí. El centurión le dio honra a Jesús.

b) El conquistador honra la autoridad. El centurión explicó por qué consideraba que no era necesario que el Señor fuera hasta su casa y con esto, explicó también por qué honraba a Jesús: ¡porque conocía la autoridad! Quien conoce la autoridad conoce también la honra. Que no hable de fe quien deshonra a los demás.

c) El conquistador que honra recibe bendición. El Señor Jesús se maravilló del centurión y dijo que ni en Israel había hallado tanta fe. Considera sus palabras, ni aún Moisés y Elías tuvieron tanta fe; tampoco Juan el Bautista y ni siquiera María. Así que le concedió la salud de su criado y honra por la eternidad.

Aplicación: hoy no tenemos físicamente a Jesús para honrarlo, pero la vida nos presenta miles de oportunidades de honrarle en nuestros semejantes y en esta vida. Miremos sólo unos ejemplos:
SIERVOS Y TRABAJADORES: “Todos los que están bajo el yugo de esclavitud, tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina. 2 Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio. Esto enseña y exhorta” (1 Tim. 6:1-2).
“Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey (era el César). 18 Criados estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino también a los difíciles de soportar (griego skoliós, retorcido, perverso, maligno)” (2 Pedro 2:17-18).

ESPOSAS: “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, para que también los que no creen a la Palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, 2 considerando vuestra conducta casta y respetuosa” (1 Pedro 3:1-2). No invalides con tus palabras a la Palabra. Honrar a tu marido no te hace menos, te hará ser más, pues Dios te exaltará.

ESPOSOS: “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo” (1 Pedro 3:7). Maltratar a tu esposa o incluso ignorarla te rebaja, por eso las oraciones tienen estorbo, Dios no habla con patanes. Honrarla te hace rey, pues la mujer virtuosa es corona del marido (Pr. 12:4).

HIJOS: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. 2 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; 3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra” (Ef. 6:1-3). Esta es la honra de doble bendición: una vida buena y una vida largamente buena. A falta de esta honra es que las generaciones viven poco y mal vivido.

ANCIANOS DE EDAD: “Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Yahwéh” (Lev. 19:32). ¡Qué triste es ver jovencitos tuteando ancianos!

OFRENDAS: “Honra a Yahwéh con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto” (Prov. 3:9-10). Compáralo con 1 Samuel 2:27-29 donde los hijos de Elí eran honrados por Elí más que Dios menospreciando sus ofrendas. Tu ofrenda es una declaración de tu opinión respecto de Dios, quién es para ti.

MINISTROS: “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. 18 Pues la Escritura dice: no pondrás bozal al buey que trilla; y: digno es el obrero de su salario. 19 Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos” (1 Tim. 5:17-19). Anciano, presbítero, ministro. ¿Cuánto debe ganar un ministro? Equivalente a sus frutos.

AUTORIDADES CIVILES: (Rom. 13:1-7). No impidas el establecimiento de la justicia burlándote u oponiéndote al gobierno. Participa haciendo el bien y tendrás su alabanza. La rebelión trae condenación.

VIDEOS Palabra Viva

Calendario de eventos

Servicio de Oración

Pastores Roberto y Nancy Tinoco

Sé bienvenido a nuestros servicios:
Miércoles servicio de oración 7:00pm
en Palabra Viva Haciendas ubicado en Prolongación Haciendas del Valle 7700 Fracc. Haciendas del Valle.

Domingos culto general:11:00am
en Palabra Viva Cosmos ubicado en calle Pino 2700 (esquina con calle cosmos) Col. Satélite

Teléfonos de Oficina: (614) 423-2419 - (614) 541-5252 - (614) 541-5339

Pastores Roberto y Nancy Tinoco

Se bienvenido a nuestros servicios:
Jueves 7pm Servicio de Oración
Sábado 5pm Servicio General

Valle del Rodano #2850 Fracc. Santa Teresa

Pastores Roberto y Nancy Tinoco

Pastores asociados Luis Raúl y Carmen Díaz

Servicio Dominical 1:30 pm,
Servicio de Oración, Jueves 7pm

1340 Murchison Drive El Paso, TX, 79902 Tel: 915-540-98-33